Dietética y Nutrición

La vitamina B12

La vitamina B12, también llamada cobalamina, es importante para una Buena salud. Ayuda a mantener saludables las células nerviosas y los glóbulos rojos y también es necesaria para la producción del ADN, el material genético de las células



La vitamina B12 se encuentra unida a las proteínas de los alimentos. El ácido clorhídrico del estómago rompe esta unión durante la digestión. Una vez liberada la vitamina B12 se combina con una sustancia, llamada factor intrínseco de Castle, para que pueda ser absorbida desde el intestino hacia la circulación sanguínea.

La vitamina B12 se encuentra de forma natural en los alimentos de origen animal como el pescado, la leche y los lácteos, los huevos, la carne y el pollo. Los cereales enriquecidos son una excelente fuente de vitamina B12 y una fuente particularmente valiosa para los vegetarianos.

Se recomienda una ingesta diaria aproximada de entre 2 y 3 mcg de vitamina B12. Las mujeres en periodos de embarazo y lactancia necesitan entre 2,6 y 2.8 mcg al día, mientras que en los hombres adultos se recomienda una ingesta de 2,4 mcg al día.

Deficiencia de vitamina B12

Una dieta sana, variada y equilibrada proporciona una ingesta suficiente de vitamina B12, pero hay situaciones en las que se puede producir una deficiencia, por ejemplo como resultado de una incapacidad para absorber vitamina B12 a partir de los alimentos y en los individuos con patrones alimentarios que excluyen los alimentos de origen animal. Como regla general, la inmensa mayoría de los que desarrollan una deficiencia de vitamina B12 una enfermedad gástrica o intestinal que limita su absorción y en ocasiones el único síntoma de esta enfermedad es la anemia.

Son signos característicos de la deficiencia de vitamina B12 la fatiga, la debilidad, las náuseas, el estreñimiento, la flatulencia, la pérdida del apetito y la pérdida de peso. La deficiencia también puede producir manifestaciones neurológicas como entumecimiento y hormigueo de las manos y los pies. Otros síntomas son la dificultad para mantener el equilibrio, la depresión, la confusión, la mala memoria y las úlceras en la boca o la lengua.

Poblaciones en riesgo de deficiencia de vitamina B12

Existen diferentes grupos de individuos con riesgo de deficiencia y que pueden requerir el tratamiento a largo plazo con suplementos diarios de vitamina B12. son los siguientes:

  • Individuos con anemia perniciosa. Por ausencia de factor intrínseco, lo cual impide la absorción de vitamina B12 y conduce a la anemia.
  • Individuos con enfermedades gastrointestinales. Pueden producir una mala absorción de este y otros nutrientes los individuos sometidos a intervenciones en las que se extirpan parte o todo el estómago o una gran área de intestino; los que padecen esprúe o celiaquía, enteritis regional o enfermedad de Crohn, entre otras.
  • Ancianos. Los adultos de más de 50 años suelen padecer de sobrecrecimiento bacteriano en el estómago y/o gastritis atrófica, una enfermedad inflamatoria del estómago, que contribuyen a la deficiencia de vitamina B12.
  • Vegetarianos. Los veganos, o vegetarianos más estrictos que no comen carne, pescado, huevos ni leche, tienen un riesgo elevado de padecer deficiencia de vitamina B12. El desarrollo de esta deficiencia en adultos suele tardar años, pero en los niños amamantados por mujeres vegetarianas estrictas, las manifestaciones neurológicas pueden desarrollarse rápidamente.
Vitamina B12, homocisteína y enfermedad cardiaca

La deficiencia de vitamina B12, vitamina B6 y ácido fólico puede incrementar el nivel sanguíneo de homocisteína, un aminoácido que se encuentra normalmente en la sangre. Unos elevados niveles de este aminoácido, lo que se denomina hiperhomocisteinemia, son un factor de riesgo independiente para el ataque cardiaco y el ictus cerebral, a través de la lesión de las arterias. Para devolver a la homocisteína a sus niveles normales es suficiente con corregir la deficiencia de estas tres vitaminas. Es probable que esta normalización, a su vez, reduzca el riesgo de padecer un infarto de miocardio o una apoplejía.

Imprimir el artículo