Dietética y Nutrición

Vitaminas y Salud

Millones de personas toman suplementos vitamínicos para mantener la salud y prevenir enfermedades. Miles de millones de euros se gastarán en los próximos años en suplementos vitamínicos y otros productos nutricionales. Muchas personas se beneficiarán de los suplementos vitamínicos, pero muchas otras no obtendrán beneficio alguno y lo que es peor, algunos se verán perjudicados por sus efectos secundarios. Hay que utilizar estos productos con inteligencia y seguridad

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son sustancias orgánicas esenciales, necesarias en pequeñas cantidades para el crecimiento, el mantenimiento y el funcionamiento del organismo. Las vitaminas deben ser obtenidas de los alimentos ya que el organismo es incapaz de producirlas. La excepción es la vitamina D, que puede ser producida por la piel cuando está expuesta a la luz solar. Si la ingesta de vitaminas es insuficiente a causa de una mala alimentación o de dietas restrictivas, pueden emplearse los suplementos vitamínicos para evitar las enfermedades por deficiencia de vitaminas. Recientemente, han ido aumentando los datos que apoyan el empleo de algunos suplementos vitamínicos para la prevención de enfermedades.

Las vitaminas son sustancias orgánicas esenciales, necesarias en pequeñas cantidades para el crecimiento, el mantenimiento y el funcionamiento del organismo

Las vitaminas son diferentes de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono

Los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas son los tres principales componentes de los alimentos. Los hidratos de carbono son azúcares que proporcionan energía (calorías) para el tejido cerebral, los músculos y otros órganos. Las proteínas contienen diferentes aminoácidos unidos unos a otros, que son las piezas estructurales (los “ladrillos”) de los órganos y los músculos del organismo. Algunos aminoácidos se denominan esenciales y, de la misma forma que para las vitaminas, el organismo los necesita pero no puede generarlos, por o que deben ser obtenidos a partir de loa alimentos. Las grasas contienen ácidos grados, que proporcionan dos veces más calorías que los hidratos de carbono y las proteínas. Algunos de estos ácidos grasos son también esenciales.

Las vitaminas no son piezas estructurales ni proporcionan energía (calorías), pero son necesarias en pequeñas cantidades para las reacciones químicas, o metabolismo, del organismo.

Requerimientos diarios recomendados

Los requerimientos diarios recomendados (RDA, recommended daily allowances) son valores publicados por los expertos, con respecto a la ingesta diaria de determinados nutrientes esenciales para prevenir la malnutrición y las deficiencias graves. Los valores RDA de las vitaminas para lactantes, niños, adultos y mujeres embarazadas se relacionan en la siguiente Tabla.

Tabla 1. Requerimientos diarios recomendados (RDA)

Vitaminas

Lactantes

Niños <4 años

Adultos y niños > 4 años

Mujeres embarazas y lactantes

Liposolubles



A

1.500 UI

2.500 UI

5.000 UI

8.000 UI

D

400 UI

400 UI

400 UI

400 UI

E

5 UI

10 UI

30 UI

30 UI

K



80 mcg


Hidrosolubles



C

35 mg

40 mg

60 mg

60 mg

B1

0,5 mg

0,7 mg

1,5 mg

1, 7mg

B2

0,6 mg

0,8 mg

1,7 mg

2,0 mg

Niacina

8 mg

9 mg

20 mg

20 mg

B6

0,4 mg

0,7 mg

2 mg

2,5 mg

Á.fólico

100 mcg

200 mcg

400 mcg

800 mcg

B12

2 mcg

3 mcg

6 mcg

8 mcg

Las vitaminas no son piezas estructurales ni proporcionan energía (calorías), pero son necesarias para las reacciones químicas del organismo

Síndromes por deficiencia de vitaminas

Las deficiencias vitamínicas son enfermedades causadas por una mala alimentación o una inadecuada ingesta de vitaminas. Dependiendo de la vitamina, las deficiencias severas pueden causar anemia (ácido fólico y vitamina B12), lesión nerviosa (tiamina y vitamina B12), aumento del riesgo de hemorragias (vitamina K), deterioro de la visión nocturna y ceguera (vitamina A), enfermedades óseas (vitamina D) y otras enfermedades. Las enfermedades por deficiencia grave de vitaminas son raras en los países occidentales, pero aun son frecuentes en determinadas áreas del Tercer Mundo. La siguiente Tabla ilustra ejemplos de síndromes por deficiencias vitamínicas.

Tabla 2. Síndromes por deficiencia vitamínica

Vit deficiente

Síndrome

Síntomas / signos

A

Xeroftalmia

Piel seca, ojos secos y ceguera en casos avanzados

D

Osteomalacia

Huesos débiles y blandos

K

Hipoprotrombinemia

Reducción factores coagulación de la sangre que conduce a un aumento del riesgo de hemorragia

E

Anemia

C

Escorbuto

Debilidad tisular y hemorragias

Tiamina (B1)

Beri-beri

Lesión cerebral, nerviosa y cardiaca

Niacina

Pelagra

Inflamación cutánea, diarrea, demencia y lesión nerviosa

Ácido fólico

Anemia

B12

Anemia, lesión nerviosa y demencia

Las enfermedades por deficiencia grave de vitaminas son raras en los países occidentales

Una alimentación sana

Una alimentación sana es aquella que es equilibrada y proporciona las calorías y los nutrientes esenciales necesarios. También ayuda a conseguir y mantener un peso ideal y unos niveles sanguíneos de colesterol normales.

Los diferentes alimentos contienen diferentes cantidades de hidratos de carbono, proteínas y grasas así como de vitaminas y minerales. Ningún alimento aislado puede proporcionar todos los nutrientes que necesita el organismo. Por ejemplo las naranjas proporcionan vitamina C pero no vitamina B12, mientras que el queso proporciona vitaminas B12 pero no vitamina C. Por tanto, una alimentación equilibrada debe contener una amplia variedad de alimentos, de cada uno de los grupos de la pirámide alimentaria.

De promedio, los países occidentales consumen demasiadas calorías, grasas saturadas y colesterol y muy poca fibra. Una alimentación baja en colesterol y grasas saturadas y rica en fibra, hay que comer mayores cantidades de arroz, pan, cereales y pasta, así como frutas y vegetales, mientras que hay que reducir las cantidades de grasas, aceites, dulces, leche, queso, carne, pollo, pescado, frutos secos y huevos.

Un individuo promedio de un país occidental debería ser capaz de obtener todos los nutrientes y vitaminas que necesita su organismo a partir de una alimentación equilibrada. Por tanto, la mayoría de personas no necesitan suplementos vitamínicos para prevenir las deficiencias vitamínicas graves. Algunos investigadores creen que una alimentación equilibrada puede ser mucho más beneficiosa y segura que la ingesta de suplementos vitamínicos. Sin embargo, los suplementos vitamínicos son interesantes en las siguientes situaciones:

  • Para prevenir los síndromes por deficiencia vitamínica grave en poblaciones especiales (siguiente Tabla)
  • Para prevenir determinadas enfermedades como la aterosclerosis, el ataque al corazón, los defectos congénitos y quizá ciertos cánceres.

Tabla 3. Enfermedades y trastornos que pueden causar deficiencia vitamínica

Alcoholismo por mala nutrición que puede desarrollar deficiencia de tiamina, niacina y ácido fólico

Pacientes sin enzimas digestivos pancreáticos (generalmente por pancreatitis crónica por abuso del alcohol o fibrosis quística) que no pueden digerir y absorber las grasas. En consecuencia, no pueden absorber las vitaminas liposolubles A, D, E y K

Pacientes con enfermedades intestinales, como la celiaquía, que tampoco pueden absorber las grasas ni las vitaminas liposolubles A, D, E y K

Pacientes con anemia perniciosa que no tienen la proteína gástrica necesaria para absorber la vitamina B12

Pacientes con enfermedad de Crohn del intestino delgado o que han sido sometidos a resección del intestino delgado que no pueden absorber la vitamina B12

Vegetarianos estrictos que no consumen productos de origen animal y pueden desarrollar una deficiencia de vitamina B12, puesto que no se encuentra en los alimentos de origen vegetal

Individuos ancianos institucionalizados que pueden desarrollar enfermedad ósea por falta de vitamina D a causa de la combinación de una ingesta inadecuada y falta de exposición a la luz del sol

Una alimentación sana es equilibrada y proporciona las calorías y los nutrientes esenciales necesarios, ayuda a conseguir y mantener un peso ideal y unos niveles sanguíneos de colesterol normales.

¿Los suplementos vitamínicos son “naturales”?

Todos los suplementos vitamínicos se sintetizan químicamente, es decir, están fabricados, por medio de la combinación de elementos químicos separados, en un laboratorio. La vitamina B12 se biosintetiza, es decir que se fabrica utilizando enzimas bacterianos. Por tanto, afirmar que los suplementos vitamínicos son “naturales” es como mínimo incorrecto.

Recomendaciones generales en cuanto a suplementos vitamínicos

  • Comer al menos 5 raciones diarias de frutas y vegetales, que son ricos en fibra, vitamina C, vitaminas antioxidantes y otros antioxidantes.
  • Las mujeres en edad de procrear deberían tomar un suplemento que contenga a menos 400 microgramos de ácido fólico al día para la prevención de los defectos congénitos del tubo neural.
  • Los adultos deberían tomar un suplemento diario, que contenga 400 microgramos de ácido fólico, 2-3 mg de vitamina B6, 6-9 microgramos de vitamina B12 y 400 UI de vitamina D, con el objeto de reducir la homocisteína y prevenir la osteoporosis.
  • Comer menos colesterol y grasas saturadas
  • Dejar de fumar, controlar la presión arterial y la diabetes, perder el exceso de peso y hacer ejercicio con regularidad.
  • Comprobar periódicamente los niveles sanguíneos de colesterol total, HDL (“bueno”) y LDL (“malo”), así como sus cocientes para estimar el riesgo de ataque cardíaco.
  • Se recomiendan 40 UI/día de vitamina E, para algunas alteraciones del perfil del colesterol y para prevenir el cáncer de próstata.
  • Controlar los niveles de homocisteína (son normales entre 6 y 10 umol/l) y tratar la hiperhomocisteinemia con dosis elevadas de ácido fólico, vitamina B6 y vitamina B12.

Todos los suplementos vitamínicos se sintetizan químicamente, es decir, están fabricados en un laboratorio. Por tanto, afirmar que los suplementos vitamínicos son “naturales es como mínimo incorrecto

Toxicidad de las vitaminas

La administración de la mayoría de las vitaminas es segura, aunque algunas pueden producir efectos secundarios e interacciones farmacológicas, como las siguientes:

  • La seguridad y los efectos secundarios de las dosis altas de vitamina C, más de 1 gramo al día, son desconocidos. Si bien los efectos secundarios de la vitamina C son raros, las dosis elevadas pueden producir cálculos en el riñón o anemia.
  • La vitamina A puede causar defectos congénitos, por lo que las mujeres en edad fértil que no usen anticonceptivos, debe evitar las dosis de vitamina A por encima de las recomendadas. En niños, la toxicidad de la vitamina a puede causar dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, protrusión de los globos oculares, visión doble y edema cerebral.
  • La vitamina D puede ser tóxica a dosis superiores a 2.000 UI/día y puede producir unos niveles sanguíneos de calcio excesivamente elevados, estreñimiento, insuficiencia renal, náuseas, debilidad y piedras en el riñón.
  • La vitamina E en dosis elevadas puede incrementar la acción anticoagulante de la cumarina, lo que aumenta el riesgo de hemorragia
  • Las dosis elevadas de vitamina B6 (piridoxina) pueden causar lesión grave de la sensibilidad nerviosa, que ha sido detectado en mujeres que toman elevadas cantidades de esta vitamina para aliviar los síntomas de su síndrome premenstrual.
Imprimir el artículo