Noticias de Actualidad

La obesidad suprime un importante proceso celular del riñón

La obesidad suprime un proceso celular crítico para prevenir daño renal, según un estudio publicado en Journal of the American Society of Nephrology (JASN). Recuperar este proceso podría proteger los riñones de individuos obesos que padecen insuficiencia renal.

Obesidad e insuficiencia renal
Aunque se sabe desde hace décadas que la obesidad es uno de los factores de riesgo de sufrir insuficiencia renal crónica, por el momento se desconocen cuáles son los mecanismos bioquímicos exactos que explicarían esta relación. Investigadores de la Universidad médica Shiga, en Japón, sospechaban que el deterioro de un proceso celular denominado autofagia estaría relacionado con el fallo renal en personas obesas. La autofagia consiste en un proceso de degradación en células que elimina proteínas dañadas y otros componentes celulares defectuosos; una función autofágica insuficiente es común en individuos obesos.

Para comprobar la validez de su teoría, los investigadores realizaron diversos experimentos con ratones de laboratorio. En primer lugar, vieron que los ratones con peso normal tienen una función autofágica normal, mientras que los ratones obesos con insuficiencia renal la autofagia no funciona normalmente, lo cual provocaba daños en sus células. Los ratones de peso normal modificados genéticamente para desarrollar deficiencia renal y función autofágica insuficiente también sufrían daños en sus células renales.

Los científicos también descubrieron que la proteína mTOR (siglas inglesas de mammalian Target of Rapamycin o diana de rapamicina en células de mamífero) estaba hiperactiva en los riñones de ratones obesos, y que el tratamiento con un inhibidor de mTOR mejoraba marcadamente la insuficiencia de la función de autofagia. Asimismo, tanto la hiperactivación de MTOR como la supresión de autofagia también se observaron en muestras de riñones de humanos obesos con insuficiencia renal. El autor principal del estudio, el Dr. Yamahara, comentó que la obesidad suprime la autofagia por medio de una activación incorrecta de señales nutricionales en el riñón, y que estos resultados indicarían que restaurar la función de protección del riñón de la autofagia podría mejorar la función renal de pacientes obesos afectados por insuficiencia renal.
Imprimir el artículo