Noticias de Actualidad

Experimentan con fármaco anticonvulsivo para el tratamiento de la adicción a la cocaína

Un nuevo estudio publicado en la revista JAMA Psychiatry sugiere que la adicción a la cocaína puede ser tratada mediante un fármaco ya existente, el topiramato. Recientes estudios afirman que el índice de consumo de cocaína en España es de lo más altos de Europa.

Uso de topiramato para el tratamiento de adicciones.
El topiramato es un fármaco anticonvulsivo que se emplea habitualmente en el tratamiento de la epilepsia, la migraña, la adicción al alcohol o el trastorno bipolar. Investigadores de la Universidad de Virginia (EE.UU) emplearon topiramato para tratar individuos adictos a la cocaína. La mitad recibió topiramato y el grupo de control recibió un placebo. Durante los doce días que duró el estudio, el grupo que recibía topiramato tuvo un número de días sin consumo de cocaína significativamente mayor comparado con el grupo placebo. También informaron de efectos secundarios mínimos y leves: falta de atención, pérdida de apetito, trastornos en el sentido del gusto. Los resultados del estudio sugerirían que el topiramato es seguro para el tratamiento de la adicción a la cocaína.

Consumo de Cocaína en España ¿Cifra récord?
La cocaína es un fuerte estimulador del sistema nervioso central que afecta al sistema circulatorio: aumenta el ritmo cardíaco al tiempo que contrae los vasos sanguíneos. El consumo de cocaína puede provocar infartos o arritmias cardíacas. Se estima que hay entre 13 y 19 millones de consumidores habituales en todo el mundo.

Un estudio reciente afirma que los ríos de Madrid tienen niveles récord de cocaína, anxiolíticos y anfetaminas. El artículo, publicado recientemente en la revista Chemosphere, afirma que dos de los principales ríos de Madrid, el Manzanares y el Jarama, en los que desembocan la gran mayoría de aguas residuales de la capital de España, contienen niveles de restos de cocaína, anfetaminas, opiáceos y anxiolíticos sin igual en España y en Europa. Tan sólo en restos de cannabis se han detectado niveles similares a los de los ríos madrileños en algunos tramos de la cuenca del Llobregat (Barcelona).

Las concentraciones de drogas en los ríos cercanos a las grandes concentraciones urbanas son un indicativo bastante fiable de los niveles de consumo de la población. Estos datos suelen ser mayores que los cálculos de las autoridades sanitarias del país. Por otra parte, otra posible causa de estos altos niveles sería que los ríos de Madrid reciban aguas que no han sido tratadas y depuradas (el 90% de restos de droga son eliminados en las depuradoras), cosa que niegan las autoridades de la comunidad autónoma.

Imprimir el artículo