Noticias de Actualidad

Nuevas guías estadounidenses de manejo del riesgo cardiovascular: el nivel de colesterol no es el único factor a tener en cuenta.

Las nuevas guías de manejo clínico estadounidenses recomiendan tomar estatinas en base a diversos condicionantes y factores de riesgo cardiovascular, no únicamente en base a los niveles de colesterol.

No es sólo el colesterol alto.
Las nuevas guías estadounidenses de manejo clínico hechas públicas ayer duplicarían el número de personas que deberían recibir fármacos contra el colesterol, hasta casi una tercera parte de la población adulta estadounidense. La ACC (American College of Cardiology, Colegio americano de cardiología) recomienda tener en cuenta otros factores, además de los niveles de colesterol “malo”, como por ejemplo edad, género, consumo de tabaco o alcohol, antes de recetar fármacos contra el colesterol. Bajo estas nuevas premisas, 33 millones de estadounidenses (un 44% de la población masculina y un 22% de la femenina) cumplirían los requisitos para que se les recete estatinas, cuando las guías empleadas hasta ahora tan sólo recomendaban el tratamiento con estatinas a un 15% de la población.

El tratamiento debe poner el énfasis en todo tipo de infartos, no tan sólo cardíacos: las nuevas guías tratan de prevenir todo tipo de eventos cardio y cerebro vasculares tales como ictus o infartos de miocardio. Las nuevas recomendaciones de manejo clínico del colegio americano de cardiología (2013 ACC/AHA Guideline on the Treatment of Blood Cholesterol to Reduce Atherosclerotic Cardiovascular Risk in Adults) pueden descargarse aquí.

Las estatinas.
Las estatinas son un tipo de fármacos empleados para reducir el colesterol excesivo (hipercolesterolemia), uno de los principales factores de riesgo de accidentes cerebro- y cardiovasculares. Los infartos siguen siendo la principal causa de muerte en el primer mundo. Actúan mediante la inhibición de una enzima, la HMG-CoA reductasa, encargada de la producción de colesterol.
Imprimir el artículo