Noticias de Actualidad

Polémica en torno a las nuevas guías estadounidenses de manejo del colesterol

La semana pasada, la Asociación Americana de Cardiología hizo públicas unas nuevas guías clínicas para el manejo, evaluación de riesgos y tratamientos para la hipercolesterolemia. Los críticos afirman que estas nuevas guías sobreestiman el riesgo, lo que podría llevar a medicar a muchas personas que no lo necesitan, y reclaman que se revisen las nuevas guías antes de aplicarlas.

Datos poco actualizados.
Como ya comentamos el pasado 13 de noviembre, las nuevas guías de manejo clínico de la ACC (Colegio Americano de Cardiología) duplicarían el número de personas que deberían recibir fármacos contra el colesterol, hasta casi una tercera parte de la población adulta estadounidense. Bajo estas nuevas premisas, 33 millones de estadounidenses (44% de la población masculina y 22% de la femenina) cumplirían los requisitos para que se les recete estatinas, cuando las guías empleadas hasta ahora tan sólo recomendaban el tratamiento con estatinas para un 15% de la población. Las guías podrían no haber sido calculadas correctamente, lo cual ha disparado la alarma: algunos cardiólogos estadounidenses reclaman que se detenga la implementación de dichas guías en tanto no se reevalúen y se revisen exhaustivamente.

La controversia dio inicio el pasado fin de semana durante la reunión anual de la AHA (American Heart Association, Asociación americana del corazón). Después de una sesión de emergencia celebrada el sábado por la noche, las dos organizaciones médicas que publicaron las nuevas guías (la AHA y la ACC) declararon que, aunque el calculador “está lejos de ser perfecto”, supone “un importante paso hacia adelante” y que las guías especifican claramente que pacientes y doctores deben considerar las diversas opciones de tratamiento para cada caso y no seguir a ciegas las instrucciones del calculador.

El problema ya había sido identificado por los doctores Ridker y Cook hace un año mientras las guías estaban siendo redactadas. Ambos doctores recibieron una copia por separado para su revisión, llegando los dos a la misma conclusión: que el calculador no funcionaba correctamente. En un artículo publicado la pasada semana en The Lancet, los dos investigadores comentaron que “de ser real, esta sobreestimación sistemática del riesgo provocará un considerable exceso de recetas”. Los críticos del nuevo calculador afirman que no tiene ningún sentido, pues de acuerdo a sus instrucciones, prácticamente toda la población mayor de 60 años debería tomar fármacos contra el colesterol. El Dr. Nissen, cardiólogo y ex presidente de la ACC, introdujo los datos de un hombre sano afroamericano de 60 años, sin factores de riesgo (no diabético, no fumador, presión arterial y niveles de colesterol correctos): el calculador predijo un riesgo a 10 años del 7,5% lo que significaba que debía tomar estatinas. “Es un terrible error” comentó el Dr. Nissen, “personas sanas tendrían que medicarse, y prácticamente todos los hombres afroamericanos mayores de 65 tendrían que recibir tratamiento”.

El error podría derivar del hecho de que el calculador emplea como puntos de referencia datos recogidos más de una década atrás, cuando el porcentaje de fumadores era mayor y sufría infartos a edades más tempranas. La población ha cambiado durante la última década: por ejemplo, ya no existe la gran diferencia de riesgo cardiovascular entre hombres y mujeres que existía hace 15 o 20 años.
Imprimir el artículo