Noticias de Actualidad

Combatir el Alzheimer por medio de la dieta: el proyecto LIPIDIDIET

Un proyecto de investigación europeo está logrando avances importantes en la ralentización de la enfermedad de Alzheimer y de otras demencias por medio de dietas especiales. Las dietas también podrían ayudar a prevenir accidentes cerebro vasculares y disminuir la pérdida de capacidades cognitivas durante el envejecimiento.

El proyecto LIPIDIET
El proyecto LIPIDIDIET (siglas inglesas de impacto terapéutico y preventivo de los lípidos nutricionales en el rendimiento neuronal y cognitivo en el envejecimiento, enfermedad de Alzheimer y demencias vasculares) está estudiando el empleo de lípidos como los ácidos grasos Omega-3 para desarrollar dietas que podrían retrasar o prevenir la aparición del Alzheimer y otras demencias, además de preservar la función cognitiva normal durante el proceso de envejecimiento y de reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares. Participan en el estudio científicos adscritos a centros de investigación de Alemania, Hungría, Israel, Finlandia, Holanda, Suecia, Holanda y Chequia. La coordinación del proyecto se realiza desde la Universidad del Sarre (Alemania).

Desde su puesta en marcha hace cinco años, LIPIDIDIET ha analizado detalladamente factores de riesgo genéticos, estilo de vida (actividad física, obesidad, consumo de tabaco, café o té, entre otros) y tipos de dieta, y qué combinaciones de estos factores se corresponderían a un aumento del riesgo de padecer demencia. Los investigadores del proyecto han conseguido aislar nuevos mecanismos que permiten a las moléculas de proteínas amiloides causantes del Alzheimer interferir la transmisión entre neuronas (conocida como transmisión sináptica) así como en la diferenciación y función de las células cerebrales. Sus estudios han revelado que los lípidos ingeridos como por ejemplo los ácidos grasos Omega-3 tiene la capacidad de reducir dicha interferencia, mejorando por tanto la función cognitiva. También se ha relacionado un mayor nivel de ácidos grasos Omega-3 con menor nivel de proteínas Beta amiloides en sangre.

Estas investigaciones han permitido al equipo LIPIDIDIET desarrollar una serie de dietas que podrían llegar a reducir el riesgo de padecer declive cognitivo. Los datos clínicos obtenidos en el estudio revelan que una dieta específica administrada en fases incipientes de la enfermedad aumenta significativamente el rendimiento de la memoria, lo cual lleva a los investigadores del proyecto a proponer que una intervención previa en la dieta mejoraría los resultados de los pacientes.
Imprimir el artículo