Noticias de Actualidad

Asocian dieta mediterránea con un aumento del colesterol de alta densidad o “colesterol bueno”

Un estudio publicado por la Revista Española de Cardiología afirma que el seguimiento habitual de una dieta mediterránea aumenta en un 10 por ciento la concentración de colesterol HDL o de alta densidad, conocido coloquialmente como “colesterol bueno”.

La dieta mediterránea mejora los niveles de colesterol HDL
El estudio, llevado a cabo por investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) demuestra que seguir una de tipo dieta mediterránea de forma regular aumenta en un 10% la concentración del colesterol de alta densidad o colesterol HDL, además de disminuir el colesterol de baja densidad, triglicéridos y colesterol total, datos estos que se asocian a una buena salud cardiovascular.

El estudio analizó los datos de algo menos de 1.300 participantes en el estudio AWHS (Estudio de salud de trabajadores aragoneses). Se identificaron dos perfiles dietarios diferenciados: el de una mayoría que seguía un patrón de dieta mediterránea rica en frutas, pescado, carnes blancas y frutos secos, y un perfil más minoritario que se alimentaba con una dieta occidental basada en el consumo de carnes rojas, alimentos precocinados y comida basura, lácteos y derivados de cereales refinados. Los datos del estudio corroboran los resultados de otros estudios que asocian un mayor consumo de alimentos procesados y de origen animal a valores más bajos de colesterol bueno, mientras que las personas que seguían una dieta más mediterránea presentaban porcentajes de colesterol de alta densidad más elevados. El estudio también analizó el cociente de triglicéridos/colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad, indicador relacionado con el riesgo de enfermedad coronaria. Este cociente, comentan los autores del estudio, va disminuyendo en función de la mayor adherencia a la dieta mediterránea.

La dieta mediterránea y el aceite de oliva
La adopción de una dieta estilo mediterránea, rica en fruta, vegetales y cereales, en la que el aceite de oliva es la principal fuente de grasas, es una excelente forma de mejorar el factor "nutrición" implicado en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Además de los numerosos estudios científicos que demuestran los beneficiosos efectos del aceite de oliva, las recomendaciones sobre alimentación sana para el corazón y las arterias pueden ser satisfechas fácilmente gracias a la dieta mediterránea, simplemente incluyendo los vegetales disponibles en cada parte del mundo.
Imprimir el artículo